Las enfermedades crónicas se han convertido en una pandemia que está alcanzando niveles alarmantes. Pero la mayoría de estas enfermedades se deben a nuestros hábitos y estilos de vida. La buena noticia es que todos tenemos el poder de prevenir o revertir enfermedades crónicas adoptando hábitos de vida más saludables. Se necesitan objetivos claros, encontrar la motivación adecuada, valerse de las propias fortalezas y mucho apoyo.
Esa es la misión de un Health Coach: ayudar a las personas a alcanzar sus objetivos de salud generando cambios de hábitos sostenibles en el tiempo.

Todos sabemos que deberíamos tomar decisiones saludables como hacer ejercicio, descansar mucho, no fumar, mantener un peso saludable y beber con moderación.
El problema no es la falta de información.
La mayoría de las personas no tienen ni la estrategia ni el apoyo necesario para cambiar un hábito, incluso sabiendo que necesitan hacerlo por un tema de salud. Muchos esperan tener un susto fuerte para empezar a considerar el cambio.

Estos son sólo algunos de los beneficios para mis clientes potenciales:

Desarrollar cambios de estilo de vida reales y duraderos. Esto no es algo que una persona pueda simplemente decidir hacer, se necesita esfuerzo y apoyo continuo.
Ayudar a las personas a mejorar su autoconocimiento y conciencia, estableciendo metas personales, creando y manteniendo nuevos hábitos, y convirtiéndose en la mejor versión de sí mismo.